MUJER: LUCHA SOCIAL, DIFICULTADES Y PERSPECTIVAS.

  Texto de Gloria Arenas Agis,

 leido en el foro YA BASTA a la violencia contra la mujer, realizado el 28 de noviembre de 2010

Mujer: Lucha social, dificultades y perspectivas

Gloria Arenas Agis

Cuando acepté la invitación a hablar sobre este tema estaba consciente de su enorme importancia: reflexionar sobre lo que sucede con la mitad de la humanidad cuando ésta se asume como sujeto de transformación social.

El tema es tan amplio y profundo que no puede ser abarcado totalmente en los tiempos de esta mesa. Trataré entonces de solamente esbozar algunas líneas que considero importantes para introducirnos en él. La lucha de la mujer, la lucha social y la mujer en la lucha social, ubicándola en estos momentos de hartazgo general, de urgencia de transformación, cuando el cambio social es lo que como humanidad, deseamos, esperamos, empujamos…

Mujeres: Su lucha, nuestra lucha

Cuando hablamos de la mujer o de las mujeres nos referimos a la mitad de la humanidad: a casi tres mil quinientos millones de personas en el mundo, y si hablamos de su sujeción, estamos hablando de un tipo de dominación común a la mitad de la población mundial, lo que es, por su sola dimensión cuantitativa, un asunto que nos concierne a todos, hombres y mujeres. Con más razón cuando esa mitad de la humanidad vive un tipo de sujeción que la abarca en su totalidad sin excepciones. Nos concierne a todos porque se encuentra bajo los mismos yugos que someten a los sectores populares de la otra mitad de la humanidad; de manera que compartimos el mismo destino. Nos concierne a todos porque las mujeres somos una fuerza imprescindible en las diversas luchas emancipadoras de la humanidad, estamos en todas ellas. Nos concierne a todos también porque se encuentra bajo otra forma de yugo que la mitad masculina no padece, pero la usufructúa.

Insisto en esto porque aún es muy amplio el número de personas, hombres y mujeres, que cuando se habla de la mujer piensan que es un tema que “sólo” nos concierne a nosotras, o que es un asunto minoritario, o que su importancia es secundaria en relación a la importancia que revisten los temas que son para “todos”. Un “todos” que al ignorar o poner en segundo plano a la mujer resulta excluyente.