La vida cotidiana en el planton de los maestros


maestros en planton

Dos profesores de la CNTE descansan horas antes de que inicie la marcha rumbo a la Secretaría de Gobernación

Subversiones

El magisterio en lucha no vive actualmente en el café descafeinado-con leche deslactosada de vida que suelen llevar las dirigencias sindicales. Quienes pasan los días y las noches en un plantón instalado en la explanda del Monumento a la Revolución, tienen que resolver las necesidades más inmediatas de alimentación y encontrar lugares aptos para descansar, necesidades sanitarias básicas y el fortalecimiento de su estructura organizativa. Mujeres y hombres, niños y niñas, familias enteras se mantienen firmes en su protesta contra la reforma educativa, firmes en defender su derecho a construir una educación distinta, firmes en debatir cuáles son las necesidades educativas de este país. Es la base del movimiento magisterial quien siempre resiste y aguanta las lluvias más duras de esta temporada (sean en el plantón o en sus estados de origen), es la base la que termina poniendo el cuerpo en las vallas que protegen las movilizaciones, son quienes trabajan con sus alumnos en escuelas mal equipadas. Es la base del magisterio la que ahora improvisa una vida cotidiana de marchas y tormentas, una vida en la que además de hacer valer su decisión colectiva, tiene que dar una imagen clara que rompa con los estigmas de la prensa comercial. Son estas personas, sencillas, de a pie, quienes ahora aparecen en esta galería fotográfica. Luego de que las fuerzas policiacas federales y capitalinas desalojaran al campamento del Zócalo, el nuevo campamento se fortalece cada día más.

Texto: Heriberto Paredes

Fotografías: Martina Oliveira

Fuente y la galeria completa de fotos la encuentra en Subversiones