Palabras de Edith Rosales y Mariana Selvas desde prisión


cuadro-de-edith-rosales-lib.jpg

Transcripción de la llamada telefónica de Mariana Selvas Gómez y Edith Rosales Gutiérrez a la mesa Presas Políticas y Sistema de Justicia Penal que se realizó en la ENAH el 24 de Enero, 2008 dentro del Foro Itinerante “Mujeres, Violencia Institucional e Impunidad en México”.

Palabras de Mariana Selvas:

Bueno. Pareciera que al escuchar estas palabras o asistir a este evento nos encontramos más cercanos. Pareciera también que los muros y las rejas no existen y podríamos darnos un fuerte abrazo antes de iniciar una larga discusión y quedar organizando. Pero sabemos que no es así.

Que no es esta llamada la que nos une sino todo un trabajo realizado (…) que asumimos un compromiso guiándonos por los ideales y las imágenes que laten en nuestros corazones pero que de ninguna manera se encuentran solos. (…) no siempre son (…) admiradas por las voces. No siempre podemos realizar las mismas acciones o quedar de acuerdo para llegar a un mismo propósito. Pero cada quien, desde nuestras diferentes trincheras, seguimos resistiendo y luchando contra este sistema que nos tiene encarcelados a todos. Aun a pesar de (…) van dirigidas estas palabras, permítanme mandarles un fuerte abrazo lleno de libertad, fuerza y confianza de que el camino se está construyendo y que llegaremos juntos hasta alcanzar ese otro mundo donde exista justicia y libertad. También quiero aprovechar para agradecerle a mi compañero Juan de Dios por el gran ejemplo de lucha que me ha dado desde mi infancia.

Nuestra realidad nos ha mostrado que no existe una definición adecuada para la libertad o aquello que luchamos por construir. En México, al igual que en muchos países en América y en otros continentes, se refleja en el tipo de sociedad que se basan en un sistema en el cual unos pocos tienen el poder mientras que el pueblo, o sea las masas, están sujetos a los caprichos impuestos por esos pocos. Es una relación de dominación hacia aquellos que no cuentan con los recursos o el capital para poder tener un papel determinante sobre sus vidas, y por lo mismo no existe la justicia. Por ello, existen la represión, la enajenación y el conformismo y esto se refleja en las familias, los trabajos y en la cárcel también, en la calle. Incluso en las escuelas, como en la nuestra, en la cual nos hacen creer que como estudiantes y trabajadores no podemos tomar decisiones sin contar con el apoyo de la institución (…) busca quedar bien con los proyectos del mal gobierno. (…) son las mismas que se llevan a cabo en este pequeño mundo en el que la investigación, el estudio, el aprendizaje, el análisis y las críticas dejan de ser lo importante y sólo interesa (…) con el poder por mínimo que sea para seguir dentro de este sistema y seguir con la cadena que intentamos romper. Nos hemos olvidado de que somos seres humanos y no muñecos que con apretar un botón hacen lo que el propietario quiere. No tenemos por qué ser robots. Al contrario. Debemos luchar por defender aquello que amamos, que por derecho de trabajo nos pertenece. Empecemos a organizar para alcanzar la autonomía y conocer realmente la libertad. No tenemos por qué pedirle al INAH que nos apoye tanto en la administración de la escuela como en el apoyo de los estudiantes, pues es su obligación estar al pendiente, manifestarse ante las injusticias que nos ocurren, seguir y cumplir éticamente con su compromiso de las sociedades que estudia y que trabaja. Sigamos trabajando, organizándonos para romper con todos estos vicios. Sigamos luchando, compañeros, no importa la represión. No importa lo que venga. Hay que seguir luchando.

Bueno. Paso a la compañera Edith. Pues no está. Todavía no (…) Un beso pa’ todos, un gran abrazo a Norma, a doña Magda, a ti Olivia, a todos los compañeros que siguen luchando. Al grupo de lucha libre. A todos los compañeros un gran, gran abrazo, a todos los que están ahorita ahí reunidos. Bueno, les paso a Edith.

Palabras de Edith Rosales:

Buenas tardes, compañeros. Bueno, pues soy Edith. Reciban un combativo saludo desde el penal de Molino de Flores, Texcoco, donde nos encontramos recluidos en calidad de rehenes desde hace un año ocho meses por el mal gobierno con el fin de amedrentar y desarticular la lucha de los pueblos (…) consecuentes, que defiende el derecho a la tierra, al trabajo, a la vida, a la autonomía, a la (…) y está en contra de la explotación y de la pobreza (…) El estado pretende despojarnos de nuestras tierras, de nuestros recursos naturales. Tiene ya pactada (…) no sólo de nuestra mano de obra sino de los servicios. También del campo, del agua, de los energéticos, (…) comandados por (…) Desde la toma de posesión de Calderón mostró el rostro del estado. No hay diálogo, no hay negociación. (…) adecúa leyes, saca al ejército de sus cuarteles para ponerlos en puestos de seguridad pública, por lo que no hay titubeos en aplastar toda oposición. Si bien el estado ha venido implementando una (…) por sus fuerzas de seguridad, hoy se prepara para enfrentar un nuevo escenario político, por lo que ha puesto en marcha su plan contrainsurgente que tiene como objetivo el evitar que la lucha (…) popular pueda desembocar en una cultura revolucionaria, abortando cualquier (…) de acumulación de fuerzas del movimiento, la criminalización de la protesta social con la aprobación del artículo 139, (…) del país, la nueva creación de la policía federal que actuará por instrucción directa de FECAL (…). Bueno, compañeros, todo esto nos deja ver que nuestra tarea ahora es seguirnos organizando, y que ahora no hay más que de dos: o nos sumamos a la protesta social organizada por el derecho a vivir o nos convertimos en informantes para los cuerpos policiacos y verdugos contra el movimiento, por lo que hoy es el momento de defender esa autonomía, esa autonomía que quiere decir que no tenemos que temerle (…) Bueno, compañeros, pues me da mucho gusto saludarlos. Ya saben, aquí seguiremos firmes y combatientes. Hasta luego.

(Escucha este audio presionando aquí.)