¿ Y tú en los zapatos de quién te pones ?


  Campaña por la paz en México

¿Y tú en los zapatos de quién te pones?

La campaña “Ponte en los zapatos del otro”,  reclama frenar la violencia desatada por la guerra contra el narcotráfico en México y visibilizar a las víctimas. Artistas y diversos miembros de la sociedad civil indican en los zapatos de quién se ponen.

Texto: Desinformémonos Video: El grito más fuerte

Ciudad de México. “Para hacer un llamado a la ciudadanía, buscar sensibilizarla, crear conciencia, visibilizar e invitar a la sociedad civil a movilizarse para que todos nos convirtamos en agentes de cambio de la situación que atraviesa nuestro México”, cerca de 300 artistas y familiares de víctimas se unieron para dar inicio a la campaña “Ponte en los zapatos del otro”, convocada por el colectivo El grito más fuerte y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad. Se trata, señalaron en conferencia de prensa, de hacer algo para frenar la violencia desatada en el país por la guerra contra el narcotráfico, que hasta el momento ha cobrado la vida de más de 60 mil personas.

Los artistas convocaron a un acto de concientización y sensibilización en el Teatro de la Ciudad. Horas antes del inicio de las actividades, largas filas de personas se empezaron a formar para poder entrar. El recinto tuvo cupo total, personas en los pasillos y cientos de personas en las calles que no pudieron acceder. La convocatoria, sin duda, fue todo un éxito, señaló el actor Daniel Jiménez Cacho, uno de los organizadores y parte del colectivo El grito más fuerte. “Para la otra buscaremos un espacio más grande”.

El inicio de esta campaña consiste en la presentación de una serie de spots en los que se involucraron varios personajes públicos relacionados con la cultura y las artes, quienes retoman las experiencias de las víctimas y sus familiares en sus propias voces.

Artistas, activistas, estudiantes, profesionistas, amas de casa y trabajadores responden a tres preguntas planteadas por Desinformémonos: ¿Y tú en los zapatos de quién te pones? ¿Qué te llevas de este evento? y ¿Qué sigue?

¿Y tú en los zapatos de quién te pones?

Javier Sicilia, poeta, representante del Movimiento por la Paz

En los zapatos del dolor de la nación, de todos los adoloridos. En los zapatos de la señora Dávila, madre de los muchachos de Salvárcar, en los zapatos de Julián LeBaron, de Mary Herrera, Esther Carmona, en los zapatos de tantos nombres, de los padres y las madres de los muchachos que murieron al lado de mi hijo.En los zapatos de los indios que han estado negados, y a la primera provocación los vuelven a negar.

Julieta Egurrola, actriz

Los artistas estamos acostumbrados a ponernos en los zapatos de un personaje, pero sólo de pensar de poder vivir la tragedia de perder un hijo, la verdad es que no puedo. En la vida real no hay manera de que yo pueda imaginarme eso. Pero no puedo quedarme indiferente. No puedo decir que eso no me toca a mí o que el gobierno está haciendo lo que puede y ya.

Lo que quisiera cambiar es la apatía, la indiferencia, el valemadres en este país, no importa cuántos muertos son. Ya deberíamos haber gritado desde hace mucho ¡Basta a esta guerra!

No es posible una sociedad como la que tenemos, hay tanto dolor, que no hay de otra más que gritar y no quedarnos esperando a que este señor se vaya y que con el que venga crucemos los dedos para ver qué va a hacer. No, nosotros tenemos que exigir y gritar lo que queremos.

Ilse Salas, actriz

En cualquier zapato que mi corazón me lo permita. Esto concretamente es ponerse en los zapatos de gente que parece que su voz ha sido olvidada y rechazada por nuestras propias instituciones y entonces ahí empezó todo, poniéndonos en los zapatos de esas personas y los que sí creemos que podemos ayudarles a tener esa voz pues estamos gritando bien fuerte.

Sofía Alexander Katz, actriz

En esta campaña que realizamos el colectivo al que pertenezco, que se llama “El grito más fuerte”, a mí me toco dar voz a María Herrera. Ella es una persona a la que le desaparecieron, no uno, no dos, no tres, sino cuatro hijos. La desaparición implica que tú no sabes si la persona está viva o muerta. La negación de la verdad es la manifestación más contundente de la castración fuerte al espíritu humano. Entonces, digamos que somos un pueblo castrado, que nos están castrando el espíritu, por lo mismo se está cansando, por lo mismo se está automatizando.

Básicamente me pongo en los zapatos de la gente que no ha sido escuchada, y le regalo mis zapatos para que empiecen a gritar. En términos muy simbólicos, pero también en términos prácticos. Es decir, he aprendido en el colectivo que lo que se dice, se hace. Yo creo que ésta es una de las labores más satisfactorias que he vivido en los últimos cuatro meses.

Ponerme en los zapatos de alguien, implica darle voz a esa persona también. Si bien no puedes vivir el dolor de la persona, tienes el derecho y casi la obligación de entender ese dolor. Porque de hecho te está pasando a ti, porque de hecho los mexicanos ya somos víctimas, porque esto le está pasando al pueblo de México. Es nada más cambiar un poco la perspectiva, cuando se entiende que el atacado es uno, que tiene uno que movilizarse para no seguir siendo producto del dolor.

Padre Alejandro Solalinde, defensor de los derechos de los migrantes

Yo me pongo en los zapatos de todos aquellos, hombres o mujeres, que sufren discriminación, que sufren exclusión, que sufren el abandono de las instituciones, de quienes debieran hacer algo más de lo que están haciendo por el pueblo. Me pongo en el lugar de los hombres, de las mujeres, de los migrantes, en el lugar de todos los que son víctimas de la impunidad, personas que sienten rabia, impotencia por no poder hacer nada ante una nata de corrupción e impunidad que hay en el país.

Bruno Bichir, actor

Me pongo en los zapatos de toda la gente, de todas las víctimas. En todos, en nadie en particular, todos somos víctimas.

Lo que pasa todo el tiempo es la impunidad, el atropello a la Constitución política de los Estados Unidos Mexicanos. Que alguien la deje de violar.

Francesca Guillén, actriz

Me pongo en los zapatos de todas las personas que por esta guerra absurda han tenido pérdidas de gente que aman, de toda esa gente. Ya hasta sueño con cadáveres, y en mis sueños ni siquiera me inmuto, me preocupa que los cadáveres no me afecten. No me quiero acostumbrar a la muerte así, pero ya nos estamos acostumbrando. Por eso me sumo a la pérdida de toda la gente, a la espera de la gente a la que amamos y que nunca va a regresar. En esos zapatos me pongo.

Tiaré Scanda, actriz

Yo me pongo en los zapatos de las madres, de las hermanas y de todas las mujeres que están extrañando a sus seres queridos y que necesitan que se haga justicia para recuperar un poquito de paz.

Julia Inés Calzada, actriz

Yo me pongo en los zapatos de todas las mujeres y de todos los ciudadanos mexicanos principalmente porque como actores nuestro trabajo es ponernos en los zapatos de otros para poderlos encarnar y darle voz. Nosotros si no tenemos compasión por el otro, no podemos hacer nuestro trabajo. Entonces cuando nos empieza a rebasar la situación en México, nosotros decidimos ponernos en los zapatos de todas estas mujeres y de todos estos seres humanos, ciudadanos que estamos sufriendo. Eso es muy importante. Yo le hago un llamado a toda la comunidad artística, a todos los que nos llamamos actores, intérpretes, a unirnos y a alzar la voz, pedir justicia, que se cumpla la ley y que vayan a las cárceles la gente mala, la que se está dedicando al crimen, porque no merecemos un país así.

Rosa María Bianchi, actriz

Yo me pongo en los zapatos de las víctimas, porque todos deberíamos estar ahí, porque tenemos que ser solidarios con lo que está pasando en el país. Nosotros actores y otras comunidades artísticas o no, gremios, sindicatos.

Graciela Carmona, actriz

Me pongo en los zapatos de Nepomuceno Moreno, asesinado cuando reclamaba justicia por su hijo también asesinado.

Carmen Aguirre, religiosa

Me pongo en los zapatos de las víctimas de la desaparición forzada. Me gustaría hacer algo por ellos.

Efrén Corona, profesor de licenciatura

Me pongo en los zapatos de todos los mexicanos que hemos sufrido discriminación o alguna injusticia del gobierno.

Atzelbi Hernández, estudiante universitaria

Me pongo en los zapatos de todos los jóvenes excluidos de la educación superior que como no encuentran otra alternativa de desarrollo tienen que sumarse a las filas de crimen organizado sin quererlo, por extorsión, por medio de muchas vías. Y en los zapatos de todos los preso políticos víctimas de esta guerra del presidente.

Mariana, estudiante de Maestría

En los zapatos de los muertos por la matanzas de la guerra de Calderón. En los zapatos de lo que luchan por la injustica. En los zapatos de todos.

Jaime Ortega, abogado

De toda la gente que está sufriendo en el país. Vamos a ver qué se puede hacer de aquí en adelante, necesitamos salvarlo.

Naomi, artista visual

En los zapatos de los descalzos, todos los indignados, de todos los que rodean cotidianamente.

Nayeli, organización de Intervención Social

En los zapatos de todas las víctimas de este país, en los zapatos de los jóvenes de Salvárcar, en los zapatos de los activista y periodistas que han muerto en los últimos años en medio de esta guerra supuestamente contra el narcotráfico

Rosario, actriz

Lo importante de estar aquí es ponernos en los zapatos de todos los mexicanos, absolutamente de todos.

Norma Adriana, investigadora de salud ambiental

En los zapatos de todos mis compañeros que tienen a sus hijos desaparecidos, En los zapatos de Roberto, que cumplió un año que desapareció su hijo. Estar aquí es nuestra manera de acompañarlos.

Pamela, estudiante de Relaciones Internacionales en la UNAM

¿En qué zapatos me pongo? Primero, pensando un poco egoístamente, en los míos, porque ya nadie está exento de que la violencia llegue. Y un poco en las experiencias que he escuchado en la televisión, en los de los asesinados en las matanzas y en los de las víctimas del movimiento.

Daniela, reportera e investigadora

Me pongo en los zapatos del ser humano. Primero en entenderme como ser humano, y entender a los demás igual. Y pues en mis zapatos, en los de mis amigos, en los de mi familia, mis vecinos, pues tratando igual de… no sé, no es una pregunta tan fácil ¿sabes? Porque a veces no lo hacemos realmente y es más un decir que un actuar, pero sí, en los del ser humano.

Diego, estudiante de diseño y comunicación visual, de la UNAM

Me pongo en los zapatos de mi familia, que vive en el norte y estamos en una situación bien complicada. Allá día a día, afuera de mi casa hay muertos y sé que le puede tocar a un hermano, a cualquier persona y por eso es que estoy en los zapatos de mi familia.

¿Qué te llevas de este evento?

Marco Rascón: Que de la tristeza podemos tocar fondo y de ahí no queda más que salir.

Gerardo Cabrera: Yo vine a grabar también. Lo que me llevo es mucha tristeza, la verdad. Mucha tristeza y bueno, también una esperanza de que la gente por fin podamos unirnos y podamos hacer algo para que mejoremos nuestras vidas, nuestra conciencia de dónde estamos y que somos responsables de lo que sucede, todos.

Napoleón Glockner: Un sentimiento de la necesidad de gritar y gritar y seguir gritando, porque este acto (que fue muy bonito, muy intenso, muy mesurado) nos deja una sensación, ante esa impotencia que hemos estado sintiendo,  de gritar más fuerte -como es el lema del grupo, del colectivo, además- porque basta de que en México se siga permitiendo esta gran cantidad de impunidad y este nivel de injusticia.

Carlos Gerardo Paniagua: Me llevo la sensación de que todavía se puede hacer mucho, como decían en el video; necesitamos a más gente. Uno siente que todavía se puede, que la situación está muy complicada, pero si logramos ser un poquito solidarios, como el día de hoy, yo creo que hay mucho que podemos rescatar todavía.

Blanca Estela Guzmán: Me llevo la esperanza. Aunque  me llevo también el dolor (que ese nunca lo puedes dejar, no es algo que puedas dejar) también me llevo la esperanza de que si todos caminamos hacia un mismo lugar, podemos llegar a buen lugar.

Rosa Molina:Pues que, de una u otra manera, todos los mexicanos somos víctimas de una violencia armada, aún quienes no tenemos a alguien cercano que sea víctima mortal de esto; hoy todos somos víctimas y por lo tanto a todos nos corresponde hacer algo al respecto.

Mario Hernández:Ganas de trabajar.

Luz María Torres: Ay, es que es impresionante. El concierto estuvo precioso, muy, muy bonito, pero es impresionante la cantidad de gente que viene siendo dañada, tanta gente…  A mí se me combinó entre apreciar la música y la tristeza que me da la situación que estamos viviendo. Salgo impresionada, preocupada.

Enriqueta María: Estoy muy triste y muy encabronada por todo lo que vi en esta actividad. Es la primera vez que me acerco a estas cosas y la verdad es que estoy muy triste.

¿Qué sigue?

Mariana Gajá, actriz: Yo pienso que lo que sigue es concientizar a más sociedad civil a que nos unamos porque ya somos muchos aquí y que seamos más, ¿no?

Bruno Bichir, actor: Sigue que la sociedad verdaderamente se ponga los zapatos, de eso se trata. Que haya la mayor difusión en todos los medios posibles. Todos los que estén al alcance nuestro y de la sociedad, que visiten las redes sociales, el Twitter. Necesitamos ponernos todos los zapatos, los chicos, los medianos, los grandes. Tenemos que alzar la voz.

Raúl Romero, integrante del Movimiento por la Paz: Tuvimos el primero encuentro por la paz, de ahí salió la propuesta de organizarnos a nivel nacional con organizaciones con las que alguna vez hubo fricciones y era necesario decir que podemos caminar juntos, con la gente de Durango, Ciudad Juárez, de Chiapas… Lo que viene es el encuentro del Movimiento por la Paz en Morelos el 21 y 22 de abril. Y después seguir trabajando en una agenda por la paz. Los artistas son un sector que siempre ha estado, durante el zapatismoy con otros movimientos sociales y ahora es importantísimo que estén presentes. Ellos ayudan a visibilizar, son un puente con los medios, ahora que sólo se habla del proceso electoral.

Fernando Enciso, Unión de Colonos de Santo Domingoy de la Escuelita Emiliano Zapata. Tenemos que trabajar más en la sociedad para que despierte, porque sí, somos muchos, pero aún pocos. Necesitamos darnos cuenta de la situación que pasa en el país, un país que se nos está destrozando, que se está cayendo a pedazos.

Rosa María:Más muerte, más muerte porque Calderón es un necio, y si no cambia de estrategia pues el número de muertos sigue. Ese es un hombre necio.

Elvia Santos, fotógrafa: No podemos seguir igual. No puedes venir a estos actos y después no hacer nada, pero la verdad es que muchos no sabemos qué hacer. Decimos que queremos hacer algo, pero no sabemos qué o cómo.

Sergio Osnaya, arquitecto. Lo que sigue es no parar de trabajar y de gritar, impulsar un movimiento que no permita más muertes. Después de haber visto estos documentales, no podemos no hacer nada.

Fuente:

http://desinformemonos.org/2012/02/ponte-en-los-zapatos-del-otro/

http://a2a.lockerz.com/menu/sm8.html#type=page&event=load&url=http%3A%2F%2Fmujeresylasextaorg.wordpress.com%2Fwp-admin%2Fpost-new.php&referrer=

~ por mujeresylasextaorg en febrero 4, 2012.

 
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 79 seguidores

%d personas les gusta esto: